Select your Top Menu from wp menus

De naturalizados, extranjeros y otras cosas

Aunque no es tema nuevo, los medios deportivos han tomado como bandera en sus programas la situación del número de no nacidos en México que juegan en la Liga MX y los problemas que esto conlleva.

He escuchado a un sinfín de comentaristas, analistas y exfutbolistas dar su punto de vista, la mayoría, comentando que el aumento de jugadores no nacidos en México, ha bloqueado el surgimiento de jóvenes promesas que puedan nutrir la selección nacional y, con esto, llevarla a nuevas alturas.

Primero, agrupar en una misma bolsa a extranjeros y ‘naturalizados’, me parece terrible e inconcebible; los ‘naturalizados’ son tan mexicanos como los que hemos nacido en este país, nos parezca o no, aquí no hay espacio para subjetividades, la ley les da los mismos derechos y obligaciones y no podemos poner al futbol por encima de la ley.

A los ‘naturalizados’ se les debe tratar como a cualquier otro mexicano, por lo que limitar su número me parece un acto denigrante y discriminatorio; tal vez lo que haya que revisar son los lineamientos y requisitos para obtener la nacionalidad mexicana, pero esa es harina de otro costal.

Ahora, sobre el número de extranjeros, seguramente su disminución podrá dar entrada a nuevos jugadores mexicanos; aquí algunos puntos sobre ello:

  • A la mayoría de los equipos, no les funcionan los 5 extranjeros.
  • Muchos equipos suelen contratarlos de último minuto o ya empezado el torneo, lo que hace más complicado su adaptación y buen rendimiento.
  • Aún sin demostrar nada, suelen darles muchas oportunidades de juego, al menos viniendo desde la banca.
  • Al final de cada temporada, al menos uno o dos de ellos por equipo son despedidos, vendidos o cedidos para ser remplazados por nuevos extranjeros.

Reduciendo a 3 extranjeros por equipo, pueden lograr reducir las compras de pánico, que suelen ser petardos quemados, así como tener mayor regularidad y calidad, además de dar espacio a 2 jugadores mexicanos; pero esto no soluciona nada de fondo. ¿Por qué no pensar en los espacios que ocupan mexicanos veteranos y mediocres?

Si lo que quiere el futbol mexicano es producir más y mejores futbolistas para la selección mayor, no se va a lograr obligando a los equipos a alinearlos ni cerrando fronteras, sino al contrario, abrirse al mundo y dejar de ser una liga que promueva la mediocridad.

El futbolista mexicano gana un sueldo muy por encima del parámetro mundial, de acuerdo a su nivel y exigencia; los sueldos pagados aquí, muy pocos equipos de muy pocas ligas los pagan; pero ¿qué pasaría si los equipos decidieran dejar de pagarle a ese veterano que ya no tiene (o nunca tuvo) nivel de selección y metiera en su lugar a un canterano?

El universo de espacios para futbolistas en nuestra liga es finito, pero existen decenas de ligas por el mundo, buenas, regulares y malas, que tienen espacios para un sinfín de futbolistas. ¿Se han dado cuento lo difícil que es ver un partido de futbol profesional que no tenga a un argentino en la cancha?

En Argentina, por ejemplo, no están preocupados por cuántos extranjeros o ‘naturalizados’ jueguen en su liga, ellos producen jugadores y éstos, a su vez, buscan oportunidades para jugar en donde sea. Por un lado, salen de su zona de confort, pero por el otro, los equipos argentinos mantienen sueldos bajos, ya que prefieren debutar a un joven ‘barato’ que mantener a un veterano mucho más costoso.

Aquí en México, quien más se acerca a esto es el Pachuca, con una estructura muy buena de fuerzas básicas, debutando constantemente a jugadores y dando salida a muchos otros; si bien la multipropiedad les da oportunidad a acomodar a sus futbolistas de manera más sencilla, es una realidad que hoy en día no hay equipo en México que más y mejores jugadores produzca que los tuzos.

¿Quieren mejorar?, dejen de fomentar y pagar la mediocridad, fortalezcan sus fuerzas básicas para que puedan prescindir del veterano mediocre que ocupa su banca o del eterno ‘cumplidor’, nacionales o extranjeros; con esto, no será necesario traer jugadores por traerlos, ni nacionalizar al que se deje.

Dejen de ahogarse en un vaso de agua y abran su mente a un mundo globalizado; espero algún día ver no sólo a un puñados de mexicanos jugando en 2 o 3 ligas de Europa, sino saliendo a la MLS, Centro y Sudamérica, ocupando lugares en ligas asiáticas y en todas las ligas europeas. Siendo así, ¿para qué limitarnos?

Sus comentarios bienvenidos aquí y/o en twitter @julianromo

Artículos relacionados

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *